La Ultra Trail Sierra Espadán (UTES) solo ha sido la primera piedra de un largo camino hacia la Ronda dels Cims. Son 7 meses de un camino con la finalidad de pulir errores del pasado. Errores que me hacen retroceder a 2011/2012 y que me invitan a trabajar con la finalidad de mejorar el resultado. Errores de estrategia, de alimentación, de fuerza, de entrenamiento cardiovascular…. justo los cuatro pilares básicos para afrontar con garantías un prueba de gran fondo.

Podría afirmar que entrenar es sinónimo de ensayar, y en esas estamos, ensayando en este largo camino de cara a esos 170km y +13500 metros de desnivel.

La UTES ya ha pasado con un buen 6º puesto en la clasificación absoluta y unas mejores sensaciones si cabe. Tres meses de trabajo priorizando la fuerza y el entrenamiento cruzado de alta intensidad, para dejar casi en el olvido la carrera a pie y las tiradas de más de 3-4h. Meses de trabajo previo duro, y una UTES en la que poner en práctica la estrategia y la alimentación. Pero no todo podía salir bien, y me voy de esta prueba con un suficiente en alimentación que me hace temer un mal resultado en la deseada prueba.

En cuanto a la prueba, sin muchas ganas y con poca convicción me presenté en Les Coves de Sant Josep ( Vall D’Uixó – Castellón ) a las 23:40 para la celebración de la prueba. A las 00:00 del Sábado 25 de Febrero de 2017 se daba la salida con una bonita subida iluminada a puntos rojos intermitentes en dirección al Alto de Pipa. La estrategia era clara, ritmo tranquilo en Z1-Z2, guardar piernas muscularmente, y dedicarme a comer/beber durante los primeros 60km. Grandes desniveles, terreno técnico y sueño, tres ingredientes que endurecieron las últimas horas antes del amanecer. Piloto automático activado a la espera de llegar al km45 para entrar en territorio Alcudia de Veo Trail (AdvTrail). Ya en el km60 y tras un cambio de ropa en la base vida de Sueras, llegó el momento de replantearse la estrategia previamente marcada: continuar en modo automático vs apretar fuerte hasta decir basta. Conformarse con llegar a meta vs poner a prueba todo lo “ensayado”. Km60 y modo “killer” hasta meta pasando la posición 13º a la 6ª recortando algo más de 40’ a corredores que tenía por delante. Una ultra que se me quedó corta…. Al final, tal y como se dice en el argot, el que menos arrastra los pies al final es el que se lleva el gato al agua.


Es momento de descansar, seguir reflexionando sobre lo acontecido, y continuar poniendo piedras en el camino. Seguiré enfocando mi entrenamiento cara a la mejora de la economía. Empezamos segundo bloque de trabajo de cara al reto soñado de poder conseguir dar cuatro vueltas al recorrido de la Volta al Terme de Fondeguilla (124km y +9800) en un tiempo sub24h.. Segunda y última piedra en el camino de cara a la Ronda dels Cims